18 ene.

5 trucos fáciles para evitar las lesiones si estás comenzando a entrenar

Posted by Naturlíder

Trucos fáciles para evitar las lesiones.jpg

Con estos trucos fáciles para evitar las lesiones harás deporte todo el año. Son consejos sencillos para prevenir las lesiones si estás comenzando a entrenar.

La práctica deportiva no es una actividad específica de un grupo determinado de personas sino que no entiende de edades ni diferencia entre hombres y mujeres. Cualquiera puede calzarse sus zapatillas para hacer deporte, ponerse una indumentaria apropiada para realizar ejercicio e ir al gimnasio o llevarlo a cabo al aire libre con el objetivo de ponerse en forma.

En una época en la que todas las miradas se dirigen al running, siendo raro no encontrarse a centenares de ellos por cada uno de los rincones de tu ciudad, también puedes decantarte por otras disciplinas deportivas que encajen con tu personalidad y te gusten para prolongar su práctica en el tiempo. Sin embargo, las lesiones son uno de los principales riesgos asociados a cualquier actividad física pudiendo desembocar en la aparición de problemas de salud y el regreso a una vida sedentaria.

Aunque ya conoces los 4 trucos para volver a los entrenamientos tras largos periodos de inactividad, hoy queremos mostraros un listado de consejos que debéis seguir para prevenir las lesiones. Da igual si eres una mujer de 40 años u otra de 25, un adulto que ronda la edad de jubilación o un joven que acaba de cumplir la mayoría de edad ya que el ejercicio físico provoca que todos os encontréis expuestos a la aparición de lesiones. ¡Apuesta por un estilo de vida activa para sentirte bien en tu día a día!


Regístrate para estar al día de todos los contenidos, novedades y promociones. ¡Consigue además gratis tu Guía del Autocuidado!

Registrarme


Consejos sencillos para prevenir las lesiones

  • La utilización de material adecuado para la realización de ejercicio, sobre todo cuando lo practicas con cierta frecuencia, es fundamental para prevenir las lesiones. A nadie se le ocurriría acudir a una cena de gala con zapatillas de running, por lo que a la inversa sucede lo mismo. Aunque este ejemplo pueda resultar algo exagerado, siempre ves a tu alrededor a personas con la indumentaria incorrecta para desarrollar la actividad física que está llevando a cabo, por lo que el riesgo de sufrir algún tipo de lesión se incrementa de forma exponencial.

Por ello debes conocer si eres pronador o supinador en tu pisada, para adquirir un calzado que se adapte a la perfección a tu pie, cuáles son los cascos homologados para subirte a la bicicleta con tranquilidad y no correr riesgos adicionales o las camisetas térmicas que mejor conservan la temperatura corporal para impedir que cojas frío cuando el deporte es al aire libre.

  1. Una técnica perfecta ayuda en la prevención de las lesiones deportivas debido a que estarás haciendo bien la parte relacionada con los gestos deportivos. Para ello se encuentra la figura del personal trainer que se convertirá en tu guía para la rutina de ejercicio, mostrándote la manera en que debes realizar cada uno de ellos. Tus amigos más experimentados también pueden darte las nociones básicas para evitar que caigas lesionado cuando entrenes con ellos.

Es habitual que los runners novatos, fruto de su desconocimiento por esta disciplina, crean que las zancadas largas son beneficiosas porque les permiten avanzar más metros, cuando en realidad las cortas reducen el tiempo de contacto con el suelo y previenen la aparición de las tendinitis. Esta situación es extrapolable a cualquier otra actividad física, por lo que el aprendizaje de las destrezas debe ser una de tus primeras inquietudes cuando comiences a entrenar.

  1. El calentamiento previo y los estiramientos posteriores a la práctica deportiva ayudan a que el cuerpo se prepare progresivamente para el ejercicio, la recuperación sea más rápida tras el esfuerzo realizado y se reduzca el riesgo de sufrir lesiones musculares. Ejercicios tan sencillos como el skipping activan los diferentes grupos musculares, pero tampoco faltarán otros como el trote ligero en sus 15 minutos de duración. De igual modo deberás prestar una especial atención a las zonas en las que has sufrido lesiones con anterioridad con el fin de evitar que estos problemas se reproduzcan de nuevo.

Una vez finalizada la sesión de entrenamiento reserva unos minutos para los estiramientos antes de regresar a casa o irte a los vestuarios. Además de acelerar el proceso de recuperación, estos ejercicios de tipo pasivo son muy positivos para que el cuerpo vuelva de forma paulatina a su estado anterior. Una buena práctica en los estiramientos consiste en evitar los rebotes, algo que puede provocar que los músculos sufran más de lo necesario tras varias horas sometidos a un esfuerzo físico considerable.

  1. Evitar el sobreentrenamiento se encuentra muy ligado a la importancia del tiempo dedicado al descanso. Cuando no conoces el cuerpo y sus limitaciones sueles caer en el error de entrenar por encima de tus posibilidades, llevando al organismo a una situación límite en la que las lesiones cobran protagonismo. La clave se encuentra en aumentar la intensidad de manera progresiva para que la adaptación del organismo resulte completa.

Además de favorecer el proceso de recuperación, los días de descanso entre un entrenamiento y otro son fundamentales para asimilar cada uno de los ejercicios y ponerte en forma con rapidez. Por otra parte, poner fin a un entrenamiento cuando sientas una mínima molestia ayudará a que la lesión no sea más grave o simplemente se quede en un susto que tiene solución tras varias jornadas de reposo.

  1. Una alimentación equilibrada y la hidratación antes, durante y después del entrenamiento previenen la aparición de lesiones deportivas. Dotar al organismo de energía antes de realizar ejercicio hará que puedas entrenar sin dificultad, pero tras el esfuerzo al que has sometido a los tejidos debes proporcionarle proteínas para su reparación.

Descarga Gratis la Infografía  con los 6 alimentos  fuente de Vitamina D


Mientras practicamos una actividad física perdemos gran cantidad de líquido, por lo que la hidratación retrasa la aparición de la fatiga y ayuda en la reposición de los mismos. Cuando el entrenamiento ha llegado a su fin también debes beber agua para optimizar el proceso de recuperación y mantener alejadas las lesiones.

Seguro que has observado que la realización de ejercicio y la práctica de alguna modalidad deportiva no son ningún juego porque es la salud la que verdaderamente se encuentra en juego en un gran número de ocasiones. ¡Las lesiones serán algo del pasado siempre que cumplas con estos consejos!

Suscríbete para recibir todas las noticias

Facebook

¿No encuentras algo?

Guía Autocuidado

 
 Regístrate y recibirás asesoramiento profesional, así como promociones y ofertas exclusivas.
 
Plan Yo Me Quiero | Guía de salud de Naturlíder.
 
 ¡y llévate la guía de salud GRATIS!

Twitter