¿Síndrome postqué?

Seguro que más de un año has sufrido el síndrome postvacacional al regresar de las vacaciones. ¡Te enseñamos a combatir con naturalidad la vuelta a la rutina!

Independientemente de cuán largas sean, todos nos acostumbramos enseguida a estar de vacaciones. Así que, tanto si has “descansado” un mes, tres semanas, dos o incluso menos, volver a los madrugones y a las obligaciones cuesta. Y como hay que hacerlo sí o sí, es mejor tomar medidas para readaptarse sin mal humor, estrés o irritabilidad. No hay por qué resignarse a sufrir el temido síndrome postvacacional.

Formas de combatir el síndrome postvacacional

Pero, ¿qué podemos hacer si realmente preferiríamos estar tumbados en la playa? Lo primero, aceptarlo con positividad. Las vacaciones son temporales y no podemos basar nuestro bienestar en ellas. La mayoría de las personas lo asimilarán en apenas una semana, otras no podrán evitar caer en un estado de desánimo cuando vuelvan a encontrarse en la oficina, probablemente rodeados además de tareas pendientes. Si hay una pila de trabajo por hacer, no intentes cogerlo todo el primer día.

Y, a poder ser, si mañana empiezas a trabajar tampoco estés deshaciendo la maleta la noche anterior. Los expertos recomiendan volver a la rutina poco a poco: avanzar la vuelta de las vacaciones unos días y ocupar el tiempo libre con la compañía de amigos o familiares. Retomar todas las actividades extra que hacíamos habitualmente puede esperar una semana. Una vez pasado ese tiempo, hacer un poco de ejercicio cada día, por ejemplo, será una vía de escape perfecta para los nervios del trabajo.

Síndrome postqué.jpg

Tampoco debemos olvidar que una alimentación adecuada puede ayudarnos mucho. Tanto para encontrarnos con fuerzas como para levantar nuestro ánimo. Y si de esto último se trata, probablemente no nos venga mal incluir en nuestra dieta durante un tiempo productos tan naturales como el azafrán, cuyas propiedades pueden darnos un empujón en estados leves de depresión o ansiedad como los que pueden surgir en esta época.

Es una realidad que volver a la rutina no es fácil. Pero también lo es que es un estado temporal, y que se puede llevar mucho mejor con la actitud adecuada.

Compártelo:

Artículos relacionados:

6 consecuencias y efectos físicos del estrés

Conoce las consecuencias y efectos físicos del estrés sobre nuestro organismo. ¡Evita que estos episodios se prolonguen [...]

5 beneficios por realizar crucigramas y puzles para la salud

Gana agilidad mental con sencillas actividades que contribuyen a mejorar la memoria. Descubre los beneficios por [...]

3 claves para entrenar tras las vacaciones de verano

¡Ponte de nuevo en forma! Volver a entrenar tras las vacaciones de verano puede convertirse en una actividad divertida [...]

Guía Autocuidado

 
 ¡y llévate la guía de salud GRATIS!
 
 

Facebook

Twitter

Suscríbete al boletín de noticias, ofertas y novedades de Naturlíder