Día Mundial contra el Cáncer: Alimentos y hábitos para prevenir el cáncer

El 4 de febrero es el Día Mundial contra el Cáncer, una enfermedad que se ha cobrado la vida de 112.887 personas en 2019 y que sigue siendo la primera causa de mortalidad en el mundo. De hecho, según el último informe anual ‘Las cifras del cáncer en España’ editado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), “el cáncer sigue constituyendo una de las principales causas de morbi-mortalidad del mundo. De acuerdo con los últimos datos disponibles estimados dentro del proyecto GLOBOCAN, el número de tumores continúa creciendo, habiendo aumentado desde los 14 millones de casos en el mundo estimados en el año 2012 a los 18,1 millones en 2018. Las estimaciones poblacionales indican que el número de casos nuevos aumentará en las dos próximas décadas, alcanzando los 29,5 millones en 2040”. 

El cáncer es una enfermedad que se produce por “cambios (mutaciones) en el ADN dentro de las células. El ADN dentro de una célula viene en un gran número de genes individuales, cada uno contiene un grupo de instrucciones que indica a la célula qué funciones realizar, y cómo crecer y dividirse. Los errores en las instrucciones pueden hacer que la célula detenga su función normal y se convierta en una célula cancerosa”, según explica Mayo Clinic. Aunque es una enfermedad no transmisible, existen muchos hábitos diarios que pueden reducir el riesgo de cáncer. 

La importancia de prevenir

Según la Asociación Española Contra el Cáncer, “se sabe que una vida saludable que evite estos malos hábitos disminuiría el 80% de los casos de enfermedad cardíaca prematura y diabetes; y hasta el 50% de los casos de cáncer en general”. Por este motivo llevó a cabo el pasado 13 de junio la presentación del plan integral de prevención de las enfermedades

no transmisibles en nuestro país: la `RedENT’, en colaboración con Cruz Roja Española, Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria (FAECAP), Fundación Española del Corazón (FEC), Sociedad Española de Diabetes (SED) y Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC)), se han unido para presentar la nueva plataforma y las primeras medidas que se llevará a cabo con el fin de frenar el preocupante progreso de este tipo de enfermedades.

Desde la AECC, dan algunos consejos de prevención sobre todo enfocados a la alimentación saludable y al ejercicio físico:

1. Come saludable: apuesta por una dieta mediterránea: Las últimas cifras revelan que el 39,3% de los adultos españoles entre 25 y 64 años presenta sobrepeso y el 21,6% obesidad. Esto se resume en un aumento de enfermedades no transmisibles, como las cardiovasculares o el cáncer.

2. Haz ejercicio físico cada día: Existen suficientes evidencias científicas que demuestran que una vida activa físicamente puede proteger, fundamentalmente, frente al cáncer de colon y de mama. Además, la actividad física regular contribuye a mantener el peso en los límites adecuados y evitar el sobrepeso y la obesidad.

Aunque existen otras prevenciones, lógicas, como evitar la exposición al sol y protegerse (para evitar el cáncer de piel), no fumar (ya que el humo procedente de la combustión del tabaco (cigarrillos, puros, pipas), está compuesto por unas 4.000 sustancias diferentes, 69 de ellas altamente tóxicas y cancerígenas) o no ingerir alcohol (ya que el consumo de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de padecer entre otros, cáncer de la cavidad oral, faringe, laringe, esófago, hígado, colorrectal y mama). 

Alimentación, la base de todo

El consumo de alimentos con puntuaciones más altos en el sistema de perfil de nutrientes de la Agencia Británica de Normas Alimentarias (FSAm-NPS), que refleja una menor calidad nutricional, se asocia con un mayor riesgo de desarrollar cáncer, según un estudio publicado en PLOS Medicine y llevado a cabo por Mélanie Deschasaux del Instituto Nacional de Investigación Médica y de Salud de Francia. 

Una vez más, queda demostrado que una dieta saludable previene la aparición de enfermedades, hasta ahí todo claro. Pero, ¿sabes que hay alimentos “anticancerígenos”? Un alimento de por sí, no puede aportar todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, por eso es necesario una dieta equilibrada, es decir: más fibra, fruta y verdura a diario; menos grasa; azúcar, el justo y nada de alcohol. Según la AECC, la alimentación tiene que seguir las siguientes claves:

Las verduras, hortalizas y frutas son fuentes de minerales y vitaminas. Actúan como antioxidantes, por lo que podrían desempeñar un papel importante en la prevención del cáncer y las enfermedades coronarias. Son alimentos reguladores y aportan poca energía. Su contenido alto en fibra favorece los movimientos intestinales. De hecho, las frutas y verduras protegen, sobre todo, frente a los tumores malignos de cavidad oral, esófago, pulmón, estómago, colorrectal, páncreas, mama y vejiga. 

En cuanto al impacto en la salud de las mujeres y la prevención del cáncer de mama, se ha comprobado cómo las mujeres que comen una gran cantidad de frutas y verduras todos los días pueden tener un menor riesgo de cáncer de mama, especialmente de tumores agresivos, que aquellas que comen menos frutas y verduras, según un estudio dirigido por investigadores de la Escuela Pública de Harvard TH Chan Salud y publicado en el International Journal of Cancer. En sus hallazgos, las verduras crucíferas como el brócoli y las verduras amarillas y anaranjadas tuvieron una asociación particularmente significativa con un menor riesgo de cáncer de mama. De hecho, una investigación encontró que los brotes de brócoli contienen entre 10 y 100 veces más glucosinolatos que sus contrapartes maduras. Los glucosinolatos son los principales compuestos del brócoli y sus brotes que se transforman en isotiocianatos cuando se cortan o se mastican y los estudios sugieren que los isotiocianatos tienen actividad anticancerígena y antiinflamatoria. 

Las vitaminas, las imprescindibles. El ser humano no es capaz de sintetizar dichas vitaminas, por lo que es preciso ingerirlas, incluyendo en la dieta los alimentos que las contienen. Se encargan del correcto funcionamiento de los distintos órganos. 

De hecho, existen múltiples estudios que muestran la eficacia de la vitamina C contra el cáncer. Según la Asociación Oncológica Integrativa, “la vitamina C en megadosis por vía intravenosa se ha usado mucho en medicina complementaria para tratar a los enfermos de cáncer con muy buenos resultados y ahora un nuevo estudio publicado en Science viene a corroborar esta hipótesis. El estudio ha sido realizado por científicos del Centro Médico de la Universidad de Kansas (EE.UU.), los cuales, han realizado un ensayo clínico y otro de laboratorio sobre los efectos de vitamina C en células cancerosas de ovario. En este nuevo trabajo, estudiaron un total de 27 mujeres con estadío 3 o 4 de cáncer de ovario a la cuales han seguido su evolución durante cinco años tras recibir una combinación de altas dosis de vitamina C inyectada junto con carboplatino y paclitaxel (dos fármacos de la quimioterapia convencional). Con ello concluyeron que los efectos tóxicos del tratamiento mostraron menor intensidad en las mujeres tratadas con vitamina C respecto a las no tratadas”.

Recetas anticáncer

La médico de familia, Odile Fernández, ha creado un blog que se llama “Mis recetas anticáncer”, título que comparte con un libro que también ha publicado. En estos artículos, la doctora habla de la importancia de la alimentación y algunos alimentos que ayudan a prevenir y los clasifica por colores:

  • Rojo: Tomates, productos derivados del tomate o la sandía. Contienen licopeno que es un antioxidante que baja el riesgo de cáncer de próstata.
  • Anaranjado: Zanahoria, batata, mango, calabaza. Tienen beta-Caroteno que fortalece el sistema inmunológico y contiene antioxidantes.
  • Amarillo-Naranja: Frutas cítricas (naranjas, mandarinas, limones, limas) la papaya, el melocotón, la calabaza. Tienen vitamina C, flavonoides que previene el cáncer y desintoxica de sustancias nocivas.
  • Verde: Las espinaca, col, col rizada y vegetales de hojas verdes por contener ácido fólico que construye células saludables. 
  • Verde-Blanco: Brócoli, repollo, col, coliflor. El indol y luteína ayudan a desechar sustancias cancerígenas y exceso de hormonas en el cuerpo así como a prevenir el cáncer de mama.
  • Verde-Amarillo: Ajo, cebollas, cebolletas, espárragos. Sulfuros alílicos que destruyen las células cancerosas, y refuerzan el sistema inmunológico.
  • Azul: Arándanos, uvas moradas, ciruelas. Las antocianinas eliminan sustancias nocivas en el cuerpo.
  • Rojo-Violeta: Uvas rojas, cerezas, ciruelas. Resveratrol: antioxidante poderoso.

Hábitos saludables: deporte contra el cáncer

Otras de las recomendaciones que más escuchamos para combatir esta enfermedad es la de la actividad física, lo que podemos llamar deporte contra el cáncer. ¿Por qué? porque la obesidad fomenta esta enfermedad y, además, es una de las principales causas de mortalidad a nivel mundial.

Concretamente, la AECC recomienda hacer ejercicio físico a diario porque, aseguran, “existen suficientes evidencias científicas que demuestran que una vida activa físicamente puede proteger, fundamentalmente, frente al cáncer de colon y de mama. Además, la actividad física regular contribuye a mantener el peso en los límites adecuados”. Además, como ya hemos comentado, existe una relación sobrepeso-cáncer. “El exceso de peso es un factor de riesgo con un nivel de evidencia científica convincente respecto al desarrollo y crecimiento de determinados tumores malignos como el de mama en mujeres tras la menopausia, colorrectal, endometrio (útero) y riñón”, afirman desde la AECC.   


Según el doctor Antonio Brugarolas, jefe de la Plataforma de Oncología de Quirónsalud Torrevieja, afirma que “el ejercicio es un poderoso antiinflamatorio y hace maravillas en el sistema inmunológico. Los científicos estamos empezando a entender que el cáncer tiene un componente de inflamación y, desde luego, precisa de debilitar o engañar al sistema inmune para poder desarrollarse. Efectuar ejercicio acelera el sistema de transporte de glucosa a los músculos y, como consecuencia, los niveles de ésta y de insulina son más bajos en gente físicamente activa. Complejos mecanismos moleculares han relacionado la elevación de insulina en sangre con un mayor riesgo de cáncer de mama”.


Artículos relacionados:

Beneficios y usos de la cola de caballo

La planta de la cola de caballo se utiliza, desde tiempos inmemoriales como planta medicinal por sus propiedades diuréticas, astringentes y regeneradoras. ¿Cuál es la historia de esta planta y…

15 junio / 2020

Estreñimiento: Causas y Consecuencias

Causas y consecuencias del estreñimiento, una de las afecciones más comunes. Presente en más de 7 millones de personas, afecta sobre todo a mujeres y ancianos.

29 junio / 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: