Consejos para reciclar de forma adecuada

¿Sabías que los primeros homo sapiens ya reciclaban reutilizando sus propias herramientas? El reciclaje tuvo su origen hace miles de años, aunque con la evolución de las sociedades y de nuestra forma de vivir, han cambiado los desechos y los materiales a reciclar. El reciclaje es el proceso por el cual un material (producto o materia), que ya ha sido utilizado y se iba a desechar, se somete a un proceso por el cual se obtiene un nuevo producto (para un nuevo uso o para el mismo). Es decir “ese desecho” vuelve a introducirse en el ciclo de vida. 

¿Por qué reciclar? Para combatir la contaminación, hacer un uso responsable de los recursos y, en definitiva, cuidar el planeta. El día 17 de mayo es el Día Mundial del Reciclaje, esta conmemoración tiene como objetivo concienciar a la sociedad de la importancia de reciclar para cuidar de nuestra Madre Tierra. De hecho, el primer Día Mundial de la Madre Tierra de 1970 fue el precursor del movimiento ecologista.

La conciencia ecológica ha crecido en España en los últimos años. Una de las principales evidencias de los cambios en la sociedad es precisamente la evolución del porcentaje de reciclaje de envases domésticos. “Mientras en el año 1998 en España se reciclaba el 5% de estos residuos, hoy este porcentaje alcanza el 73,7%. Esta cifra es un verdadero éxito, dado que se encuentra por encima de los objetivos de reciclado establecidos por las directivas europeas -el 55%- e incluso nos posiciona en buen lugar respecto a los objetivos que Europa está barajando de cara a 2020”, como apunta en un informe la organización de reciclaje española Ecoembes. 

En 2018, España ocupó el sexto puesto en el ránking de reciclaje de envases a nivel europeo, con el reciclaje de 1.453.123 toneladas de envases reciclados, un 78,8% en total, según Eurostat. Cada ciudadano español recicló un 12,4% más en el contenedor azul, superando los 18 kilos reciclado por persona. Y en el amarillo, un 15,7% kilogramos de reciclaje por persona.  

Fases del reciclaje y beneficios

Todo producto que se recicla pasa por las siguientes fases. En primer lugar, la generación de residuos en sí misma, el primer uso que le damos. En segundo lugar, la manipulación de residuos y separación (contenedor azul para papel y cartón; verde para vidrio; amarillo para envases de plástico y metal; marrón para materia orgánica; puntos limpios (instalaciones municipales); otros puntos para CDs, medicamentos, neumáticos, pilas etc. En tercer lugar, recogida planificada y ajustada. En cuarto lugar, la transferencia y transporte, separación y procesamiento de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) en plantas de clasificación. 

Y otras fases como la transformación de los RSU por diferentes procesos, reciclaje y reutilización (incluido el compostaje); la incineración con recuperación de energía y sin recuperación de energía y la evacuación segura tanto desde el punto sanitario como ambiental.

Los beneficios son múltiples, entre ellos la reducción del volumen de residuos, y por lo tanto de la contaminación que causan, además de la preservación de los recursos naturales ya que estamos reutilizando materiales. También se produce un ahorro de energía y la reducción de la contaminación del aire, suelo y agua. Y como, consecuencia de todo los anterior, una reducción de los costes asociados a la producción de nuevos bienes.

Consejos para reciclar de forma correcta

En primer lugar, es importante saber qué materiales podemos reciclar. Por ejemplo, es muy importante tener en cuenta el reciclaje de los envases de plástico, ya que éstos tardan unos 700 años de media en degradarse. Podemos reciclar: las botellas, botes de detergente, champú, gel, bolsas de patatas, tapas y tapones, bolsas de plástico, etc. 

¿Sabías que con 6 briks puede hacerse una caja de zapatos?, así lo afirman en Ecoembes. Además, explican que las latas, al estar hechas de aluminio, se pueden reciclar ilimitadas veces. Cuando reciclamos, por ejemplo, papel y cartón estamos reduciendo la sobreexplotación de los recursos naturales. En cuanto al vidrio, según Ecoembes, “se puede volver a reutilizar mediante un proceso de lavado de desechos o a través de su fundición y puede ser reciclado al 100% una cantidad indefinida de veces”. 

Además, desde la organización explican algunos de los errores más comunes que cometemos a la hora de reciclar. Por ejemplo:

  • NO de debe tirar al contenedor amarillo ni juguetes de plásticos, ni biberones y chupetes, ni utensilios de cocina que, con el paso del tiempo y el uso dejan de ser útiles, ni los cubos de plástico, como los de playa.
  • En el cubo azul (papel y cartón), uno de los principales errores que cometemos es tirar el brik de leche o zumo y el brik siempre va al contenedor amarillo, ya que está compuesto por cartón, plástico y aluminio. Tampoco se deben tirar desechos diarios como servilletas de cocina o papeles sucios deben ir en el contenedor de desechos orgánicos. “Los pañales también suelen ser un residuo impropio muy habitual de este contenedor, su lugar es el contenedor de restos (el gris)”, añaden desde la organización.
  • Los errores más comunes con el contenedor verde es que muchas veces es frecuente que a la hora de deshacernos de elementos de cristal los depositemos en el contenedor verde y es un error ya que al verde sólo debe ir el vidrio. Por ejemplo, las bombillas deben llevarse al punto limpio o centro de recogida. Así como los espejos, ceniceros, vasos o vajillas.

Artículos relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


    configDate =
    cookieDate =

    Configuración de cookies

    Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

    (Tardarás aproximadamente 4 minutos)

    Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

    Cookies técnicas (necesarias)

    Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

    Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

    Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

    También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: