Coronavirus y sistema inmune: las claves

La conocida como segunda ola del coronavirus no deja de avanzar. Desde que comenzara el pasado mes de febrero, la pandemia se ha cobrado 40.769 vidas en España y, hasta el momento, ha habido 1.458.591 casos confirmados, de los cuales, 1,2 millones son casos activos, según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad. Las cifras reales podrían ser peor aún, ya que, según el INE, a partir de los registros civiles, calcula que desde marzo han fallecido unas 60.000 personas más que la media de los cuatro años anteriores.

En Europa, superan los 13,8 millones de personas desde que comenzó y en el mundo más de 52 millones de casos confirmados. Cifras que aterran y que deben servir para tomar más precauciones que nunca. Porque el final de la pandemia depende de la responsabilidad individual de cada uno. 

Pero, ¿qué consecuencias en la salud está teniendo el coronavirus? ¿Qué rol cumple el sistema inmunitario y cómo podemos reforzarlo? Os damos las claves en este artículo.

Consecuencias del coronavirus

La fatiga, tos, falta de aire al respirar, dolor de cabeza o dolor en las articulaciones son algunos de los síntomas más comunes del coronavirus. Pero cada vez los expertos van descubriendo nuevos síntomas que persisten durante meses y algunos, creen, seguirán vigentes a largo plazo.

Según la clínica Mayo, existen otros síntomas en los casos más graves que incluyen el daño a algunos órganos como el corazón, pulmones, cerebro, coagulación y vasos sanguíneos. Por ejemplo, en el corazón se ha visto en algunos pacientes que han tenido coronavirus (aun pasando la enfermedad de forma leve) han mostrado daño duradero al músculo cardíaco.

En los pulmones, la neumonía desencadenada por la enfermedad ha causado daño en los alvéolos. “La COVID-19 también puede aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson y la de Alzheimer”, afirman desde la clínica Mayo. La COVID-19 puede hacer más posible que las células sanguíneas se aglomeren y formen coágulos. De hecho, se han visto casos de aparición de trombos. 

El papel del sistema inmune

Está más que claro que hablamos de una enfermedad peligrosa y de la que todavía no tenemos suficiente información. Aun así, hay ciertos parámetros que están claros. La importancia de tener un sistema inmunológico fuerte ha quedado más que comprobada, no solo para que sea más difícil que nos contagiemos, sino de cara a enfrentar la enfermedad con sintomatología leve. 

De hecho, según la información de Europa Press, un cuadro severo de COVID-19 no solo resulta en una fuerte reacción inmunológica, sino que la respuesta inmune queda atrapada en un bucle continuo de activación e inhibición, según ha evidenciado expertos de la Charité – Universitätsmedizin Berlín, la Universidad de Bonn, el Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE), el Centro Helmholtz para la Investigación de Infecciones (HZI) y el Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE), el Centro Helmholtz para la Investigación de Infecciones (HZI) y el Centro Alemán para la Investigación de Infecciones (DZIF). 

Cuando una persona se infecta, su sistema inmune comienza a trabajar para defender al organismo del virus. Si éste no está fuerte o no reacciona a tiempo, el virus avanza y es lo que lleva a los síntomas más graves. En este punto entramos en las claves para fortalecer nuestro sistema inmune.

Pautas para fortalecer el sistema inmune

A pesar de que la dieta es uno de los factores clave, existen otros muchos que ayudan al fortalecimiento de nuestro sistema inmunitario como el descanso, la hidratación, el control del estrés, la actividad física y mantener una mente positiva.

  1. Control del estrés. La respuesta al estrés está controlada por el sistema nervioso central y por el sistema nervioso autónomo, el endocrino y el inmune. De hecho, se ha podido comprobar científicamente que, los seres humanos sometidos a un estrés psicosocial, hace que sean más susceptibles a desarrollar enfermedades infecciosas. 
  2. Descansar adecuadamente (de 7 a 8 horas). La privación del sueño hace que el sistema inmunológico entre en acción, reflejando el mismo tipo de respuesta inmediata que tiene lugar tras la exposición al estrés, según un nuevo estudio publicado en la revista Sleep. De hecho, las horas en las que dormimos el sistema inmune aprovecha para regenerarse y “actualizarse”.
  3. Actividad física. El ejercicio moderado y diario aumenta las defensas antioxidantes.
  4. Salud mental. Varias investigaciones han corroborado la importancia de la salud mental. Una mente sana y positiva contribuye al fortalecimiento del sistema inmunitario, mientras que una negativa lo debilita. 
  5. Hidratación. Es importante que el cuerpo permanezca hidratado para que las reacciones químicas vitales se den con normalidad y que los nutrientes se transporten. Perdemos mucha agua a lo largo del día en la orina, a través de la sudoración o de la respiración, por lo que tenemos que beber bastante durante el día para recuperar los niveles óptimos. Los expertos recomiendan beber entre dos y tres litros de agua al día, lo que equivale a ocho vasos diarios. 
  6. Alimentación saludable. No existen alimentos inmunes, pero sí aquellos que nos aportan los principales nutrientes que necesita nuestro organismo para estar sanos. Por otro lado, un reciente estudio ha demostrado que una dieta cetogénica reduce el riesgo de que los ratones se contagien de gripe. (descarga gratuitamente la infografía sobre los superalimentos para el sistema inmune, aquí). La dieta que debemos seguir tiene que evitar los ultraprocesados, el azúcar añadido, las grasas saturadas y el exceso de sal. Pero, ¿qué alimentos son buenos para el fortalecimiento inmune? Aquellos que nos aportan nutrientes esenciales:
  • Vitaminas: Tanto hidrosolubles (vitamina B, ácido fólico, B12 y vitamina C) como liposolubles (A, D y E), ambas ayudan a regular la respuesta inmunitaria y para estimular la producción de células, respectivamente. 
  • Minerales: Hierro, cobre, selenio y zinc son los encargados de potenciar el desarrollo y mantenimiento del sistema inmune.
  • Ácidos grasos. Concretamente, el omega-3 es importante para nuestras defensas. 
  • Probióticos. Por supuesto, son el gran aliado de nuestro sistema inmune porque son los que nos aportan bacterias que necesita nuestra microbiota


Artículos relacionados:

Causas y síntomas de la cistitis

Descubre las causas y síntomas de la cistitis, infección de las vías urinarias que es provocada en el mayor número de ocasiones por la bacteria Escherichia Coli. La cistitis es…

26 julio / 2016

Qué es el Reiki y cómo nos puede ayudar

Mi primera experiencia con el Reiki data de hace casi veinte años. Un día que no podía conciliar el sueño me levanté a coger de mi biblioteca algo para leer….

28 septiembre / 2020

El papel de la microbiota intestinal en el organismo

¿Sabemos realmente qué papel juega la microbiota intestinal en nuestra salud? ¿Hasta qué punto puede influir? ¿Cómo podemos cuidarla? Se denomina flora o microbiota intestinal al conjunto de bacterias que viven…

07 septiembre / 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: