¿Cuáles son los síntomas del colesterol alto?

El colesterol es una enfermedad silenciosa debido a que apenas presenta síntomas. ¡Con una analítica de sangre descubrirás si tienes los niveles altos!

El colesterol, al igual que sucede con la diabetes y la tensión alta o hipertensión, pertenece al grupo de enfermedades silenciosas. Estas se denominan así porque no existen síntomas que advierten que algo no está funcionando de forma correcta en tu organismo.

¿Qué es el colesterol?

Volvamos al punto inicial ya que es posible que desconozcas qué es el colesterol y cómo repercute en tu organismo. En realidad no es más que una grasa necesaria para el organismo de las personas y con el que podrás sintetizar la vitamina D con los rayos solares.

Además, entre sus múltiples funciones, el colesterol destaca porque resulta necesario para la producción de bilis, ayuda en la formación de una grasa que recubre las neuronas (mielina) e interviene en la producción de algunas hormonas.


{{cta(‘0873492d-3183-4c0b-9725-94a9d050a793′,’justifycenter’)}}


Sin embargo, no todas las noticias iban a ser positivas. Como ya dice el refrán “lo poco gusta, lo mucho cansa”, es recomendable que tengas un control con el exceso de colesterol ya que puede tener consecuencias nocivas para tu salud siempre que no le prestes la atención que se merece.

Para que el colesterol no llegue a unos niveles altos nos preocupa el control del LDL, que es denominado por muchos como el “colesterol malo”.

¿Cómo sé que tengo altos niveles de colesterol?

Cuando acudas a realizarte una analítica de sangre, la aparición de un asterisco en el indicador del colesterol es una señal de que tus valores son superiores a 200.

Por una parte, LDL es superior a 100, y por otra el HDL (colesterol bueno) es superior a 35.

¿Cuáles son los síntomas que nos avisan que podemos tener alto el colesterol?

Como hemos reflejado desde el primer momento, el colesterol alto forma parte del grupo de enfermedades silenciosas. Sin embargo, solo se diagnostica cuando se mide y se comprueba de manera periódica que se mantienen unos niveles altos de tensión.

De este modo, una de sus principales particularidades es que puede pasar inadvertido ante la falta de síntomas. Si no te cuidas lo suficiente ni prestas la atención que mereces, lo cierto es que puede ser demasiado tarde cuando te des cuenta, y se termina convirtiendo en una enfermedad que provoca consecuencias letales.

Para ayudaros en esta tarea de prevención, hemos recogido algunos de los síntomas descritos por personas que han padecido esta enfermedad silenciosa:

  • Dolor de cabeza, cefaleas y migrañas.
  • Irritación de la piel y urticaria.
  • Mareos y pérdida del equilibro.
  • Malas digestiones, eructos y pesadez en el estómago.
  • Halitosis, boca seca o pastosa.
  • Cansancio.
  • Somnolencia tras las comidas principales.

¿Por qué es importante tener controlado el colesterol?

Que el colesterol sea alto puede provocar en última instancia la muerte de la persona en cuestión. En el caso de sobrepasar los 200, al igual que ocurría con la tensión alta, termina provocando arterioesclerosis. Esta enfermedad consiste en la pérdida de elasticidad de las arterias volviéndose más rígidas, lo que hace que tiendan a romperse.

Si esto último sucediera, las lesiones son graves e incluso la persona podría morir. Por último, es importante mencionar que un colesterol alto trae consigo la aparición de problemas hepáticos.


Artículos relacionados:

Ácidos grasos en la dieta: Omega 3 y Omega 6

Descubre los ácidos grasos fundamentales a nivel nutricional, las diferencias entre Omega 3 y Omega 6 y las propiedades destacadas de cada uno de ellos. Los ácidos grasos son elementos…

19 julio / 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: