El papel de la microbiota intestinal en el organismo

¿Sabemos realmente qué papel juega la microbiota intestinal en nuestra salud? ¿Hasta qué punto puede influir? ¿Cómo podemos cuidarla? Se denomina flora o microbiota intestinal al conjunto de bacterias que viven en el intestino. Aunque no existe consenso sobre lo que constituye una microbiota sana, los investigadores han conseguido determinar sus atributos, como explican desde la plataforma Gut Microbiota for Health:

  • Gran riqueza y/o diversidad de especies: el número de especies diferentes y sus diferencias en un hábitat específico (el tracto digestivo, por ejemplo).
  • Resistencia, resiliencia y estabilidad en el tiempo: la capacidad para resistir a las perturbaciones (tratamientos antibióticos o dietas desequilibradas, etc.) y para recobrar la estabilidad.
  • Una gran riqueza de genes microbianos intestinales: el número de genes microbianos en el intestino sería un indicador de buena salud general y metabólica.
  • Las afecciones digestivas, la obesidad, la diabetes, las alergias, el cáncer, incluso las enfermedades neurodegenerativas, han sido asociadas a una ruptura del equilibrio en la composición o la función de la microbiota intestinal (una situación que los científicos designan con el término de “disbiosis”).

Funciones de la microbiota intestinal

La microbiota tiene un papel defensivo ya que nos defiende de los patógenos que entran en el organismo. Además, cumple un papel muy importante en el sistema inmune ya que le enseña a distinguir cuáles son los agentes nocivos y cuáles son los que no hacen daño. Y, además, degrada las toxinas. 

En el campo de la nutrición permite que se lleve a cabo la digestión de ciertos alimentos (como las fibras alimentarias) que el hombre no puede digerir. En este sentido, cuando la microbiota intestinal descompone las fibras alimentarias, produce moléculas importantes (ácidos grasos de cadena corta, por ejemplo) cuyos beneficios van más allá del intestino. Facilita la absorción de minerales (magnesio, calcio y hierro). Sintetiza ciertas vitaminas esenciales (vitamina K y folato) y aminoácidos (es decir, los alimentos que componen las proteínas). Y además, puede influir en el estado de ánimo y en el comportamiento. De hecho, investigadores de la Universidad Católica de Lovaina observaron que la mayoría de las bacterias intestinales humanas producen neurotransmisores, sustancias químicas como la dopamina y la serotonina que permiten a las neuronas comunicarse entre ellas.

Evolución de la microbiota

“Nuestra microbiota intestinal evoluciona a lo largo de toda nuestra vida, de la niñez a la vejez. Mientras que la microbiota intestinal varía considerablemente en los recién nacidos, al envejecer tendrá tendencia a mantenerse relativamente estable. Se caracterizará por una diversidad menor y la pérdida de genes importantes (especialmente aquellos implicados en la producción de ácidos grasos de cadena corta). Este debilitamiento general de la diversidad de la microbiota intestinal es concomitante con una mayor fragilidad de los individuos”, explican desde la plataforma.

Fuente: The Gut Microbiota For Health 

Según GMFH, el modo de nacimiento, la dieta y el uso de antibióticos son factores que impactan en el desarrollo de nuestra microbiota, su diversidad y riqueza. Si mantenemos un estilo de dieta saludable y una vida activa, nuestra microbiota será más sana. Además, añaden desde GMFH: “Nuestros microorganismos pueden utilizar de manera selectiva los prebióticos disponibles de forma natural en ciertos alimentos (raíces de achicoria, verduras y cereales integrales, por ejemplo) y en los complementos alimenticios, que se convierten así en una baza importante para mejorar nuestra salud”.

“Los probióticos son microorganismos vivos que cuando se administran en cantidad suficiente, tienen efectos beneficiosos en el huésped. Al suministrar bacterias vivas beneficiosas y un gran número de compuestos producidos durante la fermentación, ciertos productos fermentados como el yogur pueden ayudar a nuestra microbiota intestinal a mantener su equilibrio, su integridad y su diversidad”, explican.

Microbiota intestinal y cáncer

La biotecnológica Igen Biolab Group, pionera en el desarrollo de moduladores de microbiomas, que son terapias bioactivas que benefician a la salud humana al alterar la composición y las actividades de las comunidades microbianas en el cuerpo se hizo eco de un estudio en roedores que muestra que los microbios intestinales juegan un papel en la susceptibilidad al cáncer de colon. 

Concretamente, en este estudio se ve cómo los organismos microscópicos que viven en nuestro intestino hacen más que ayudarnos a digerir la comida. “Un nuevo estudio en ratas refuerza un creciente conjunto de pruebas de que la compleja mezcla de microorganismos encontrados en el intestino, conocida como microbiota intestinal, podría influir en la probabilidad de que una persona desarrolle cáncer de colon”, explican.

Influencia de la dieta en la microbiota intestinal

“Los prebióticos, fibra, probióticos y alimentos fermentados ofrecen la posibilidad de mantener una microbiota intestinal sana, preservando su capacidad de resiliencia”, explican desde la plataforma GMFH. Y explican de qué trata los prebióticos, probióticos, simbióticos y alimentos fermentados.

“Un prebiótico es un alimento para las bacterias beneficiosas que albergamos en nuestro intestino. Los prebióticos se encuentran naturalmente presentes, aunque en pequeñas proporciones, en ciertas verduras (cebolla, ajo, plátanos, col, kale, raíz de achicoria y tupinambo) y en los cereales integrales. Los prebióticos pueden asimismo añadirse a ciertos alimentos como yogures, fórmulas infantiles, cereales, pan e incluso bebidas”, explican.

Los probióticos son microorganismos vivos beneficiosos para la salud. “Se encuentran generalmente en los yogures y ciertos alimentos fermentados y también existen en forma de complementos alimenticios”, añaden.

Los simbióticos son una combinación de probióticos y prebióticos aportada por la alimentación o los complementos alimenticios con beneficios para la salud. Por su parte, los alimentos fermentados se obtienen mediante la transformación de un alimento por microorganismos vivos (bacterias, levaduras). “La transformación aporta a este nuevo alimento una textura y un sabor diferentes. La transformación de la leche por las bacterias lácticas dará un yogur cuya digestibilidad y propiedades nutricionales serán superiores a las de la leche sin transformar (un contenido más elevado de vitaminas y minerales)”, explican.


Artículos relacionados:

Ácidos grasos en la dieta: Omega 3 y Omega 6

Descubre los ácidos grasos fundamentales a nivel nutricional, las diferencias entre Omega 3 y Omega 6 y las propiedades destacadas de cada uno de ellos. Los ácidos grasos son elementos…

19 julio / 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: