El papel del Omega 3 en las respuestas inmunitarias frente a un virus

Cuando entra un agente patógeno en nuestro cuerpo (por ejemplo, un virus), uno de los mecanismos de respuesta que se activa en nuestro sistema inmunitario es la inflamación. Por eso, cuando se produce una infección, nuestro cuerpo “envía” una gran cantidad glóbulos blancos para “defenderse”. 

La diferencia entre la reproducción de bacterias y virus radica en que las primeras se multiplican igual que las células humanas, (por división celular, es decir, la célula bacteriana hace una copia de su genoma y la célula madre se divide en dos “hijas” que, a su vez, pueden reproducirse); sin embargo, el virus no puede multiplicarse por sí mismo ni copiar su genoma, para ello necesita de las células huéspedes (las que habitan en el organismo) por lo que, con su reproducción, van destruyendo las células o, por el contrario, entran en juego linfocitos NK (Natural Killer), que son células que se encargan de destruirlo. Por este motivo, el tipo de patógeno condiciona el tipo de respuesta específica de nuestro cuerpo.

¿Cómo se reproduce la COVID19? Concretamente, cuando el coronavirus entra en nuestro cuerpo se “pega” a las células infectándolas para poder reproducirse. Gracias a las proteínas que tiene “en forma de lanza” puede penetrar la membrana de estas células. Una vez la proteína S la penetra, mete la información de su ARN. La célula recibe esta información como propia y comienza a hacer millones de reproducciones. Una vez ha reproducido todos los “elementos”, se unen y forman un nuevo virus propio que se sale de la célula en busca de otra a la que infectar. 

Pero ¿qué tienen que ver los ácidos grasos aquí? A continuación, lo explicamos.

El papel de los ácidos grasos

Como hemos comentado anteriormente, cuando un agente patógeno entra en nuestro organismo, nuestro sistema inmunitario manda células para que nos proteja (linfocitos). Entonces, ante estas respuestas inmunitarias de nuestro cuerpo, ¿qué papel tienen los ácidos grasos? Fundamental, ya que se encargan de regular esa acumulación masiva de células que el organismo ha mandado a defender nuestro cuerpo. 

Según el documento “La estrecha relación entre la nutrición y el sistema inmunitario”, llevado a cabo por el grupo de Inmunonutrición del departamento de Metabolismo y Nutrición del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid (CSIC): “La composición de ácidos grasos de las membranas de las células inmunocompetentes se modifica de acuerdo con la composición de ácidos grasos de la dieta. En general, se considera que las grasas saturadas provocan una respuesta inmunitaria de mayor entidad que los ácidos grasos poliinsaturados, y dentro de éstos, los Omega 3 serían inmunosupresores y tendrían efectos antiinflamatorios. Por ello, se considera que su empleo puede ser beneficioso en procesos inflamatorios y enfermedades autoinmunes”. 

“De forma breve, los ácidos grasos Omega 3 dan lugar a la formación de prostaglandinas y leucotrienos de la serie 3 y 5 que se consideran mediadores de inflamación mucho menos activos que los de las series 2 y 4. Se ha demostrado en diversos estudios en animales y humanos que la suplementación dietética con ácidos grasos Omega 6 provoca una disminución de la proliferación linfocitaria, la producción de citoquinas y la quimiotaxis de neutrófilos. El equilibrio Omega 6 / Omega 3 en la dieta es muy importante, pues un déficit de ácido linoleico (ácido graso esencial de la serie Omega 6) se asocia con un aumento de la incidencia de infecciones”, explican en el documento del CSIC. 

Las prostaglandinas son unas moléculas que hacen de “mediadoras” en el organismo, y que, a diferencia de las hormonas no se almacenan, sino que se sintetizan y se liberan para realizar su efecto inmediatamente.

Cuando no es suficiente con la dieta

Dentro de los ácidos grasos poliinsaturados, los Omega 3 y Omega 6 son los más abundantes en los mamíferos. Sus precursores, los ácidos alfalinolénico (ALA) y linoleico (LA), se consideran ácidos grasos esenciales (AGE), porque el organismo los requiere para su normal funcionamiento y sólo se pueden adquirir a través de la alimentación. Dentro de la serie de los Omega 6, los más importantes en nuestra dieta son el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA). Tanto el EPA como el DHA son de difícil síntesis endógena y poseen importantes funciones en el organismo. En la serie de los Omega 6 hay que prestar especial atención al ácido gammalinolénico (GLA) y al ácido araquidónico (AA). El GLA, al igual que el EPA y el DHA, es de difícil síntesis por el organismo”, según explica la revista especializada Offarm. 

A continuación puedes descargarte la Guía con 18 alimentos ricos en Omega 3 y 6, para dotar al organismo de estos ácidos grasos imprescindibles para la vida.

Organizaciones internacionales como la OMS y la Autoridad Europea de Seguridad (EFSA, por sus siglas en inglés), apuntan a las dosis necesarias de ácidos grasos en los adultos y los niños de 10 a 18 años necesitan al día: “Unos dos gramos día de ácido graso omega 3 (ALA), 250 mg/día de los ácidos grasos de cadena larga Omega 3 (EPA) y 10g/día del ácido graso Omega 6 linoleico (LA). Pero en ocasiones el aporte de ácidos grasos es insuficiente en la dieta, por eso son recomendables los suplementos con Omega. Concretamente, la OMS explica que “los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega 3 pueden contribuir a la regulación de muchos procesos biológicos, entre ellos algunos que son importantes durante el embarazo y el parto”. 

Cuando la dieta no es suficiente para conseguir el aporte necesario de ácidos grasos, se puede recurrir a la suplementación. Complementos como OMEGA 3 Triglicérido llevan aceite de pescado FOS (con EPA, DHA), gelatina bovina, glicerina y antioxidante (D-alfa tocoferol. De esta forma, su asimilación por parte de nuestro organismo es mucho mayor que en otras formas de extracción, en las cuales, intervienen otros factores que degeneran el aceite, además de tener que ingerir menos perlas para cubrir la cantidad diaria recomendada. Este aporte extra de ácidos grasos contribuye al refuerzo para el correcto funcionamiento del corazón (por la presencia de EPA y DHA), al mantenimiento del funcionamiento normal del cerebro y de la visión en condiciones normales (por la presencia de DHA).


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: