El trabajo, un lugar tan bueno como cualquier otro para hacer ejercicio

El puesto de trabajo es un lugar tan bueno como cualquier otro para hacer ejercicio. ¡Conoce sencillos movimientos para realizar durante las 8 horas de trabajo!

Lo hagamos con más o menos frecuencia, todos tenemos clara la importancia de hacer ejercicio. No sólo por sus beneficios físicos sino también mentales. ¿Estrés? ¿Falta de concentración? Si ahora crees que no tienes demasiado tiempo, ¿te has planteado que también puedes ejercitarte mientras trabajas? Y sin que nadie se dé cuenta.

Tipos de ejercicio en el trabajo 

  • Empieza levantando las piernas: coloca los pies juntos y levanta una pierna lentamente hasta tocar la parte interior del escritorio. Luego la otra, y después las dos a la vez.
  • Continúa moviendo un poco los brazos: busca algún objeto pesado que tengas a tu alrededor, como un pisapapeles. Úsalo como pesa y ves cambiándolo de mano.

{{cta(‘e291b66d-a26d-459b-a340-4e7d1a33c45a’,’justifycenter’)}}


  • Sigue con los gluteos: aprovecha los momentos en que estés sentado o parado para contraerlos y relajarlos sucesivamente. Poco a poco, y a base de ir repitiendo el movimiento, notarás que están trabajando. También puedes hacerlo con el abdomen, todas las veces que quieras.

Estos ejercicios son sólo un pequeño ejemplo entre los muchos que se pueden hacer a lo largo de las 8 horas que, de media, pasamos en el trabajo. Unos minutos cada día te pueden ayudar a reducir el estrés y, además, también te pueden servir para aumentar la productividad. Así que sólo hay ventajas: muévete también en el trabajo.


Artículos relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: