Intolerancia a la lactosa: problemas y soluciones

Más de la mitad de la población española sufre intolerancia a la lactosa, el conocido azúcar de la leche. Un disacárido que está presente en todas las leches de los mamíferos y que también puede encontrarse en muchos alimentos preparados. Cuando una persona es intolerante a la lactosa es porque suele tener déficit de la lactasa, la enzima que ayuda a metabolizar la lactosa.

A pesar de que en España se consumieron en 2018 4.97 toneladas de productos lácteos, (según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación), el consumo ha bajado durante los últimos años. No sólo por las intolerancias sino porque muchas personas han decidido desechar la lactosa de su vida. Frente a estas personas, existen muchas otras que tienen problemas para digerir este azúcar y que optan por alimentos sustitutivos. 

Pero, ¿qué le pasa a una persona con intolerancia a la lactosa cuando toma lácteos? Los principales síntomas son: dolor abdominal, flatulencias, náuseas, vómitos, diarrea o en algunos casos, estreñimiento, entre otros. Aunque la intensidad de estos síntomas depende del consumo, del tipo de lácteo o de los factores individuales de cada persona. 

Tipos de intolerancia a la lactosa

Según la Federación Nacional de Industrias Lácteas, existen tres tipos de Intolerancia a la lactosa:

  • Intolerancia congénita: Causada por una mutación en el gen de la lactasa que provoca una actividad mínima o nula de esta. Es extremadamente rara. Los bebés experimentan diarrea desde la primera exposición a la leche materna y dura toda la vida. El único tratamiento posible es evitar la leche que contenga lactosa, debiendo utilizarse fórmulas especiales de leche sin lactosa.
  • Intolerancia primaria o racial: Se produce una pérdida progresiva de la producción de la lactasa. Es decir, una pérdida gradual de la capacidad de digerir la leche. Suele darse a lo largo de la vida en ciertos grupos étnicos. Su causa es genética. Las personas con esta intolerancia van notando como la ingesta de leche les causa cada vez más síntomas. Una vez que aparece, es progresiva y permanente.
  • Intolerancia secundaria o adquirida: Provocada por un daño intestinal temporal que disminuye la actividad de la lactasa. Puede producirse en la infancia tras un episodio de gastroenteritis aguda, siendo transitoria y recuperándose la función en unas semanas.

La tipología de intolerancias no se debe confundir con los grados, que dependen de los gramos de lactosa que sea capaz de digerir el organismo sin necesidad de incorporar ningún suplemento de lactasa.

“Como no todos los alimentos tienen la misma cantidad de lactosa es importante conocer el grado de intolerancia que se padece. Hay personas que pueden digerir sin síntomas hasta 12 gramos de lactosa y otras que no son capaces de digerir ni simples trazas de esta sustancia. En consecuencia, podemos decir que no hay un único umbral de tolerancia, ya que varía de una persona a otra”.

Diferencias entre intolerancia y alergia

Según explica la Fundación Española del Aparato Digestivo “la intolerancia a la lactosa y la alergia a las proteínas de leche son dos trastornos distintos y que, a menudo, tienden a confundirse. La alergia a las proteínas de la leche es una enfermedad caracterizada por una respuesta exagerada del sistema inmunitario (defensas) a las proteínas de la leche, principalmente a la betalactoglobulina y caseína, la primera no se encuentra en la leche materna. Mientras que la intolerancia a la lactosa aparece cuando no se puede digerir adecuadamente la lactosa por déficit de lactasa”.

Las principales diferencias entre estos dos trastornos son las causas que las provocan, la población afectada, el trastorno, los síntomas y el tratamiento, entre otras. En cuanto a la intolerancia a la lactosa, es reversible y las causas suelen ser genéticas o secundarias (infecciones, quimioterapia, cirugías, antibióticos, enfermedad celíaca o enfermedad inflamatoria intestinal). Además, es un trastorno del aparato digestivo. Por su parte, la alergia a la proteína de la leche tiene como causa principal la genética. Es un trastorno del sistema inmunológico: respuesta aumentada contra las proteínas de la leche.

Alimentos que sí y alimentos que no

Muchos organismos públicos y privados se han encargado de hacer llegar información a los ciudadanos con intolerancia a la lactosa para que elijan sustitutivos de los productos lácteos. Existe una especie de ‘semáforo’ en el que se catalogan los alimentos que no se pueden tomar, los que sí y los que tienen un contenido bajo, pero no significa que no nos pueda sentar mal. 

Según el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIH), las personas con intolerancia a la lactosa deben “debe asegurarse de consumir todos los días suficiente calcio y vitamina D”. La leche y los productos lácteos son las fuentes más comunes de calcio. Otros alimentos que contienen calcio incluyen: pescado con espinas blandas, como sardinas o salmón enlatados, brócoli y hortalizas de hojas verdes, naranjas, almendras, nueces de Brasil y frijoles secos, tofu, productos con etiquetas que indican que se les ha agregado calcio, como algunos cereales, zumos de frutas y leche de soja. 

“La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber y usar el calcio. Las personas deben asegurarse de comer alimentos que contengan vitamina D, como huevos, hígado y ciertos tipos de pescado, como el salmón. Además, a algunas leches y productos lácteos se les ha agregado vitamina D. Por otra parte, estar al aire libre a la luz del sol ayuda al cuerpo a producir vitamina D”, afirman.

El suplemento Coral Calcio ayuda a alcalinizar el organismo para tener un pH interno equilibrado. La estructura esquelética del coral está formada principalmente por Calcio y Magnesio, en forma orgánica e iónicos, y por tanto es más absorbible. Se ha añadido a esta fórmula Magnesio, vitamina D3 y vitamina K2, para mejorar la absorción y la fijación del calcio en el hueso.

¿Qué alimentos y bebidas contienen lactosa? 

Además de los productos lácteos, existen otros alimentos que pueden contener lactosa como el pan y otros productos horneados, como panqueques, panecillos, galletas y pasteles, alimentos procesados, incluso cereales para el desayuno, papas deshidratadas que se preparan instantáneamente, sopas, margarina, aderezos para ensaladas, y papas fritas y otros bocadillos, carnes procesadas, como tocino, chorizo, salchichas y fiambres, sustitutos de comidas líquidos y en polvo con base de leche, batidos, y proteínas en polvo y en barras, cremas no lácteas líquidas y en polvo para el café, y crema batida no láctea.

Cualquiera de los siguientes términos en la etiqueta de un alimento, significan que el producto contiene lactosa: leche, suero lácteo, cuajada o requesón, derivados lácteos, sólidos de leche en polvo, leche en polvo sin grasa.

Enzima Lactasa de Naturlíder está indicada en casos de dificultad en la digestión de lácteos.


Artículos relacionados:

Superfoods imprescindibles en la alimentación

Descubre un listado con 7 Superalimentos o Superfoods imprescindibles en la alimentación por su alto valor nutricional y propiedades beneficiosas para la salud. El valor nutricional de los Superfoods o…

12 julio / 2017

Deja plantada a la tos

Descubre las propiedades del Pelargonium Sidoides y la Andrographis Paniculata para dejar plantada a la tos y fortalecer el sistema inmunitario en invierno. El invierno sigue apretando y aún nos…

09 febrero / 2015

Productos de temporada en julio para tu alimentación

Conoce los productos de temporada en julio que puedes incorporar a tu dieta saludable. ¡Frutas, verduras y pescados de julio para tu alimentación! 43’5 millones de desplazamientos de vehículos por…

01 julio / 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: