Las mejores vitaminas para el cuidado de los mayores… más en casa

Nuestros mayores han sido unos de los grupos poblacionales más afectados en la pandemia. Y no solo porque el riesgo de desarrollar una sintomatología más grave era mayor en ellos, sino por la soledad que han sentido muchos al estar solos en casa o en residencias. 

Su sistema inmunológico es más mayor, por lo que ya no lucha de la misma forma que antes y necesita su organismo necesita un aporte extra de nutrientes que pueden ayudar a que éste se encuentre más fuerte. Por eso hoy os hablamos de las vitaminas, poderosos micronutrientes que participan en todos los procesos del organismo y que actualmente tienen un papel muy relevante en esta pandemia. 

Vitamina C, para reforzar el sistema inmune

Existen una treintena de ensayos con vitamina C (se está estudiando sola o en combinación con otros tratamientos) en los que se está intentando analizar si las dosis altas de esta vitamina pueden beneficiar a poblaciones como los ancianos. Concretamente, un grupo de  investigadores del Georgia Center for Healthy Aging están evaluando los transportadores de la vitamina C, y han llegado a la conclusión de que existen factores como la edad, la raza, el sexo, así como los niveles de expresión y las variaciones genéticas, que los hacen menos eficientes.  

En este sentido, los investigadores dicen que pueden ser los factores claves de la efectividad del uso de la vitamina C contra la COVID-19. Con lo cual, están intentando comprobar si la vitamina C puede ingresar o no a la célula, lo que probablemente determinará la efectividad de este tipo de terapias experimentales. 

La vitamina C tiene un papel homeostático importante como antioxidante. Además, se sabe que tiene mecanismos determinantes en los sistemas inmunes naturales y adaptantes. Y, además, ayuda a la disminución de la inflamación. Si nos centramos en la enfermedad del coronavirus, los autores de una investigación hablan de la vitamina C como reguladora de la tormenta de citoquinas y protege el endotelio contra el daño del oxidante, además tiene un papel esencial en la reparación del tejido, y perfecciona inmunorespuestas contra infecciones. 

Aunque desde organismos oficiales, como el Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, recuerdan que la vitamina C es un buen complemento para el refuerzo del sistema inmune, pero no para prevenir enfermedades respiratorias. 

Vitamina D, escudo frente a resfriados

La vitamina D tiene un efecto inmunomodulador. A nivel clínico, se han llevado a cabo trabajos basados en revisiones y metanálisis en los que se ha llegado a la conclusión de que la suplementación con vitamina D en la prevención y tratamiento de enfermedades infecciosas en general y respiratorias en particular (gripe, infecciones neumocócicas, etcétera), podría tener un papel significativo. 

En la Guía para una Alimentación y Nutrición Saludables en Personas Mayores, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) señala que es importante el consumo porque “las personas mayores, especialmente las institucionalizadas, tienen un mayor riesgo de déficit de vitamina D, pues disminuye su síntesis debido a la menor exposición a la luz solar”. Y destacan algunos alimentos que contienen vitamina D como el hígado de pescado y sus aceites, los pescados grasos (arenque, salmón y atún), la yema de huevo, el hígado de vaca y la leche entera. “Estos alimentos, junto a una adecuada exposición a la luz solar, en ausencia de enfermedad, han de ser suficientes para cubrir los requerimientos diarios”, afirman.

¿Y si lo unimos a los ácidos grasos y al ejercicio?

En esta misma línea, un ensayo apoyado por la Unión Europea ha investigado los efectos de la vitamina D, los ácidos grasos omega-3 y el ejercicio físico en casa sobre la salud de las personas mayores. 

Se trata del proyecto DO-HEALTH, que ha estudiado el impacto de la vitamina D, los ácidos grasos omega-3 y un programa de entrenamiento de fuerza en adultos relativamente sanos de 70 años o más. El estudio ha sido publicado en la revista ‘Journal of the American Medical Association’. Este estudio contó con 2.157 participantes de cinco países europeos: Alemania, Austria, Francia, Portugal y Suiza. 

Los resultados fueron prometedores. Los ácidos grasos omega-3 redujeron el riesgo de infección un 10% en el tracto respiratorio superior y un 62% en el tracto urinario. Además, la vitamina D disminuyó el riesgo de infección un 16 % en la franja de 70 a 74 años, a la vez que redujo en 2,5 mm Hg la tensión arterial sistólica en los hombres. 

“Nuestros hallazgos sugieren que el suplemento de vitamina D y ácidos grasos omega-3 en adultos de 70 años o más que han llevado un estilo de vida activo y no tienen afecciones previas no ofrece ningún beneficio en lo relativo a la salud ósea, la memoria y la función muscular. Sin embargo, creemos que existe un efecto en las infecciones, como la COVID-19”, afirmó la profesora Bischoff-Ferrari en ‘News Medical’. 


Artículos relacionados:

Tips y consejos para cuidar la salud en otoño

Con estos tips y consejos para cuidar la salud en otoño descubrirás el modo de mantener la estabilidad a través de los cuatro pilares que rigen en Naturlíder. Los cambios…

08 noviembre / 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


    configDate =
    cookieDate =

    Configuración de cookies

    Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

    (Tardarás aproximadamente 4 minutos)

    Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

    Cookies técnicas (necesarias)

    Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

    Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

    Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

    También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: