Mejor prevenir que padecer: Guía de la prevención de las enfermedades cardiovasculares

El 14 de marzo se celebra el Día europeo para la prevención del riesgo cardiovascular. Este grupo de enfermedades del sistema circulatorio volvió a posicionarse como la primera causa de muerte en 2018, con un 28, 3% del total de fallecimientos, seguida por de los tumores con un 26,4%, según los últimos datos de la estadística «Defunciones según la causa de muerte» de 2018 publicada por el Instituto Nacional de Estadística. Las enfermedades del sistema circulatorio fueron la primera causa de mortalidad femenina (272,5 muertes por cada 100.000 habitantes) y la segunda entre los varones (244,3 muertes por cada 100.000 habitantes). 

Principales factores de riesgo, según la Fundación Española del Corazón

Hipertensión: “La hipertensión supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobreesfuerzo. Este incremento de la masa muscular acaba siendo perjudicial porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo y puede producir insuficiencia coronaria y angina de pecho. Además, el músculo cardiaco se vuelve más irritable y se producen más arritmias”, explican desde la Fundación Española del Corazón.

Colesterol: Según la Fundación Española del Corazón, el colesterol supone un factor de riesgo ya que “está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellas con cifras de 200”. Además, añaden: “Cuando las células son incapaces de absorber todo el colesterol que circula por la sangre, el sobrante se deposita en la pared de la arteria y contribuye a su progresivo estrechamiento originando la arteriosclerosis”.

Diabetes: “Tanto si la producción de insulina es insuficiente como si existe una resistencia a su acción, la glucosa se acumula en la sangre (lo que se denomina hiperglucemia), daña progresivamente los vasos sanguíneos (arterias y venas) y acelera el proceso de arteriosclerosis aumentando el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular: angina, infarto agudo de miocardio (así como sus complicaciones y la mortalidad posterior al infarto) y la muerte cardiaca súbita. El riesgo cardiovascular de una persona diabética de padecer un evento cardiovascular se iguala al de una persona no diabética que haya tenido un infarto”, explican desde esta organización.

Salud periodontal: Según el cardiólogo Juan José Gómez-Doblas, existe una “clara relación epidemiológica” entre la salud periodontal y la cardiovascular. De hecho, los pacientes que tienen enfermedades cardiovasculares tienen, con mayor frecuencia, periodontales y viceversa. 

Estrés y ansiedad: Aunque no existen evidencias de cuánto estrés o ansiedad es necesario para que se desarrolle una enfermedad cardiovascular, sí que se ha demostrado que existe un aumento del riesgo de infarto agudo de miocardio (doble de lo normal) durante las dos horas siguientes a un episodio significativo de alteración emocional.

Falta de ejercicio: “El sedentarismo, además de provocar por sí mismo un importante daño a nuestro sistema cardiovascular, contribuye a acentuar los efectos de otros factores de riesgo como la obesidad, la hipertensión o el colesterol. Una persona sedentaria tiende a tener sobrepeso, suele fumar y es habitual que tenga una alimentación desequilibrada”, apuntan desde la Fundación. 

Mala alimentación: La mala alimentación es, sin duda, uno de los factores de riesgo más definidos. Por eso, todos los profesionales de la nutrición y la medicina aconsejan seguir una dieta equilibrada y evitar algunos componentes como las grasas saturadas, el azúcar o la sal. 

Obesidad: “La obesidad central tiene peores consecuencias para el metabolismo, ya que favorece el desarrollo de diabetes y gota. Además, quienes la padecen tienen altas posibilidades de acumular grasa también en otros órganos vitales, lo que favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares”, según la Fundación Española del Corazón. 

Tabaco y Tabaquismo: Una persona que fuma tiene tres veces más posibilidades de tener una enfermedad cardiovascular que una que no lo hace. “Según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), el tabaco provoca cerca de 50.000 muertes anuales en España por dolencias como la bronquitis crónica, el enfisema pulmonar y el cáncer de pulmón y faringe. Por si esto fuera poco, también es el factor de riesgo cardiovascular más importante, ya que la incidencia de la patología coronaria en los fumadores es tres veces mayor que en el resto de la población. La probabilidad de padecer una enfermedad de corazón, es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene este hábito nocivo”, explican desde la Fundación.

Mejor prevenir que padecer

La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, a través de su iniciativa para la divulgación de información y consejos, ha elaborado un decálogo para la prevención del riesgo cardiovascular. 

  1. Haz ejercicio físico un mínimo de tres veces por semana, mantente activo, camina, olvida el ascensor, baja una parada de autobús antes. No te quedes en el sofá.
  2. Mantén un peso equilibrado.
  3. Cuida tu alimentación, añade a tu dieta más vegetales frescos y menos grasas. Disminuye la ingesta de sal.
  4. Modera consumo alcohol, como máximo una copa de vino diaria. No fumes.
  5. Controla los niveles de tensión arterial y de colesterol en tus chequeos de salud.
  6. Si eres diabético, lleva un control de las cifras de glucosa y sigue las recomendaciones de tu profesional de salud.
  7. Lleva una vida más tranquila, con menos estrés. Aprende a relajarte y a respirar con calma. Relativiza los problemas del día a día.
  8. Educa a tus hijos en la adquisición de hábitos saludables, les estarás educando en salud.
  9. Mantén una vida social. Visita a tus amigos, conversa y disfruta de la compañía de otras personas. Es bueno sentirse acompañado.
  10. Confía en tu profesional de la salud y sigue sus recomendaciones. Aprende a cuidarte y a cuidar tu corazón.

Complementos naturales para prevenir

Una vez que tenemos claros los factores de riesgo, existen muchos complementos que nos ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Los antioxidantes como la coenzima Q10, ejercen un papel importante en la protección de las células frente a los radicales libres. Concretamente, según la Asociación Internacional de Coenzima Q10, “varios estudios publicados muestran que los pacientes con insuficiencia cardíaca crónica (ICC) se benefician al tomar suplementos del compuesto vitamínico coenzima Q10. El tratamiento permite que su músculo cardíaco se contraiga con mayor fuerza, su tolerancia al ejercicio aumenta y, en general, pueden disfrutar de la vida de una manera diferente porque es menos probable que sientan las limitaciones de su condición”. Además, según el estudio internacional Q-Symbio dirigido por investigadores daneses mostró que la suplementación diaria con coenzima Q10 reduce la mortalidad por todas las causas en un 42% aproximadamente.


Vitamina C y Vitamina B1: Según la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, la Vitamina C es “un potente antioxidante, ayuda a la síntesis de colágeno y hace de cofactor de reacciones bioquímicas del organismo,  ayuda a la absorción del hierro dietético cuando se consumen conjuntamente y desempeña una importante función en el sistema inmune”. Por su parte, explican que la Vitamina B1 “es una vitamina hidrosoluble también conocida como tiamina. Juega un importante papel en el metabolismo energético, en las reacciones relacionadas con los hidratos de carbono y también en la transmisión del sistema nervioso entre otros”.

Existen diversos complementos alimenticios en el mercado que aúnan estos micronutrientes, como Heart-Líder, un producto desarrollado para ayudar a la función cardíaca, entre ellos antioxidantes. Contiene vitamina C, tiamina o Vitamina B1 y coenzima 10, entre otros.


Artículos relacionados:

Café verde tu gran aliado este verano

Convierte el café verde en tu gran aliado para este verano ya que su ingesta contribuye al control del peso, a la estimulación de nuestro metabolismo y a la absorción…

15 junio / 2016

¿Tienes buena memoria?

Descubre si tienes buenas memoria, qué factores pueden empeorarla y varios consejos para mejorar la memoria. ¡Supleméntate con Bacopa Monnieri y Ginkgo Biloba! Aunque aparentemente se trata de una sencilla…

19 enero / 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://blog.naturlider.com. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: