¿Qué es el IMC? Hablemos de control metabólico

El Índice de Masa Corporal (IMC) es una razón matemática que creó el estadístico belga Adolphe Quetelet (también se conoce como índice de Quetelet) con la que se asocia la masa y la talla de una persona y se sabe qué tipo de peso tiene. 

¿Cómo se calcula?

El IMC se utiliza para clasificar el estado ponderal de la persona, y se calcula a partir de la fórmula: peso (kg) / talla (m elevado al cuadrado).

Depende del resultado que dé se clasificará en un tipo de peso y otro, esto nos sirve para saber en qué estado nos encontramos. En adultos, si el IMC está entre los 18,5 y 24,9 se trata de normopeso; si está por debajo, la persona tendría un peso insuficiente; y si el IMC supera la cifra 24,9, empezaríamos a hablar de sobrepeso grado I, grado II, obesidad tipo I, tipo II, tipo III (denominada también como mórbida), tipo IV (conocida como obesidad extrema).

Fuente: Sociedad Española de Obesidad

Diabetes y control metabólico

La diabetes mellitus se refiere a un grupo de enfermedades que afectan la forma en que tu organismo utiliza el azúcar en sangre (glucosa). La glucosa es vital para tu salud porque es una fuente importante de energía para las células que forman los músculos y tejidos y también es el combustible principal de tu cerebro, como aseguran desde la Clínica Mayo.

Y enumeran los factores de riesgo para la diabetes tipo 2

  • Peso. Cuanto más tejido graso tengas, más resistentes se vuelven tus células a la insulina.
  • Inactividad. Cuanto menos activo seas, mayor riesgo tendrás. La actividad física ayuda a controlar el peso, utiliza toda la glucosa como fuente de energía y hace que las células sean más sensibles a la insulina.
  • Antecedentes familiares. Tu riesgo aumenta si tu padre, tu madre o algún hermano tienen diabetes tipo 2.
  • Raza. Aunque no resulta claro por qué, las personas de ascendencias como la africana, hispana, indoamericana y asiática presentan un riesgo mayor.
  • La edad. Tu riesgo aumenta a medida que envejeces. Esto se puede deber a que, a medida que envejeces, tiendes a hacer menos ejercicio, perder masa muscular y subir de peso. Pero la diabetes tipo 2 también está aumentando entre los niños, los adolescentes y los adultos jóvenes.

Más de la mitad de las personas que padecen diabetes tipo 2 tiene un mal control metabólico, es decir, una hemoglobina glicosilada (HbA1c) superior al objetivo, lo que pone en riesgo su salud cardiovascular, según afirmó el doctor Esteban Jódar, durante encuentro de expertos, organizado por Novo Nordisk, y que tuvo lugar el pasado mes de junio en el marco del XXX Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC).

Como explica la Fundación de Diabetes, la hemoglobina glicosilada o HbA1c es una prueba utilizada para valorar el control de la glucosa en sangre los dos o tres meses previos a la determinación.  “Los glóbulos rojos contienen hemoglobina. Una parte de esta hemoglobina se une al azúcar y se denomina HbA1c. Cuanto más hiperglucemia haya habido, mayor cantidad de este tipo de hemoglobina”, apuntan.

Consecuencias en la salud de la obesidad

La obesidad ha sido reconocida como la pandemia del siglo XXI, y es un problema de salud complejo que se da como consecuencia de una combinación de causas y factores individuales como la actividad física, inactividad, patrones dietéticos, uso de medicamentos y otras exposiciones. Los factores adicionales incluyen el entorno de alimentación y actividad física, la educación y las habilidades, y la promoción y comercialización de alimentos, según explican desde el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC, por sus siglas en inglés). 

“La obesidad es grave porque se asocia con peores resultados de salud mental y una menor calidad de vida. La obesidad también está asociada con las principales causas de muerte en los Estados Unidos y en todo el mundo, incluidas la diabetes, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer”, alerta desde el CDC.

Las personas que tienen obesidad, en comparación con las que tienen un peso saludable, tienen un mayor riesgo de padecer muchas enfermedades y afecciones graves, y tienen un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas, además de: presión arterial alta (hipertensión), colesterol LDL alto, colesterol HDL bajo o niveles altos de triglicéridos (dislipidemia), diabetes tipo 2, enfermedad coronaria, enfermedad de la vesícula, osteoartritis (ruptura del cartílago y hueso dentro de una articulación), apnea del sueño y problemas respiratorios, cáncer… etc. Sin tener en cuenta las consecuencias psicológicas y la baja calidad de vida que tienen en general, como consecuencia del dolor corporal y dificultad para el funcionamiento físico.

Cuídate de forma natural

Una vez que tengas unos hábitos saludables y sigas unos patrones alimentarios equilibrados, que hagas ejercicio dos o tres veces por semana, como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), puedes complementar (siempre como un apoyo extra, nunca como un sustitutivo) tu dieta con alguno complementos alimenticios que ayudan de forma natural al correcto funcionamiento del cuerpo y que fomentan la sensación de saciedad evitando el picoteo entre horas o comer sin hambre, lo que se conoce como hambre emocional.

Por ejemplo, el glucomanano es una fibra natural extraída de las raíces del ñame elefante, también conocido como konjac o Amorphophallus konjac. La fibra vegetal provoca una sensación de saciedad que puede ayudar a controlar el peso.

Por su parte, la L-carnitina, que es un péptido que se sintetiza en el organismo, transporta grasas al interior de la célula para su combustión, lo que permite la pérdida de tejido graso para la obtención de energía.

El extracto de Nopal, es rico en vitamina C, carbohidratos, proteínas, calcio, sodio, potasio y hierro, así como de fibra, según un análisis llevado a cabo por investigadores peruanos. Además, impide que nuestro organismo absorba los azúcares que entran (hidratos de carbono). En cuanto al control natural de los niveles de colesterol, los fitoesteroles, por ejemplo, son unos compuestos naturales vegetales que ayudan a reducir el colesterol en sangre, principalmente el LDL.

El extracto seco de Olivo reduce el colesterol y combate la hipertensión. En un estudio publicado Phytotherapy Research reveló que el consumo de mil miligramos de un extracto específico de hoja de olivo podía reducir el colesterol y bajar la presión. El extracto seco de Alpiste también es un ingrediente muy beneficioso para reducir el exceso de grasas dañinas, como el colesterol, además favorece la eliminación de líquidos.


Artículos relacionados:

Siempre guapa y protegida bajo el sol

Mantente siempre guapa y protegida bajo el sol gracias a estos consejos protegerte de las radiaciones UVA. Conoce los complementos alimenticios que ayudan a cuidar la piel desde el interior….

04 julio / 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    91 517 18 22

    Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a blog.naturlider.com. Usamos cookies técnicas y analíticas (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de política de cookies.

    Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

    Cookies técnicas (necesarias)

    Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte si inicias sesión.

    También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: